Gentilicio de Guadalajara

Gentilicio de Guadalajara

Guadalajara son muchas cosas. Son dos regiones, una en México y otra en España y también son dos ciudades, también en México y en España. Como en muchas otras ocasiones, el gentilicio de Guadalajara no es único. Los principales gentilicios de Guadalajara o de los habitantes de las regiones de Guadalajara tienen las siguientes formas:

  • Arriacense.
  • Guadalajareño, guadalajareña.
  • Caracense.
  • Alcarreño, alcarreña.

 

Guadalajara – Gentilicio “arriacense”

Uno de los gentilicios para los habitantes de la región o la ciudad de Guadalajara es el de Arriacense. No está claro al cien por cien el porqué de este nombre. Pero es factible que se deba a un viejo asentamiento del pueblo íbero. Hay una teoría que dice que en estas gentes se encuentra el origen del euskera y en esta lengua. Pues bien, en este idioma vasco, “ARRIACA” significa “río de piedras”. Los ríos una y otra vez dan el nombre a los lugareños y a las ciudades también. En nuestro caso, el río que pasa por Guadalajara, un río pobre e agua y pedregoso encaja perfectamente con “ARRIACA” que también puede ser camino de piedras.

 

Gentilicio “alcarreño”, “alcarreña”

El térmico “alcarreño” tiene su origen en el vocablo árabe al-Quaryat. Ellos designaban así a las casas con un huerto, las típicas casas de labor y que en muchos casos dieron lugar a pueblos. De este término árabe surgió la palabra “alcarria”, pero con un significado algo diferente: lugar llano situado en un alto en donde no hay árboles o matorral alto. Y es de esta acepción de donde nace el topónimo “Alcarria” y por derivación el gentilicio de “alcarreño” y “alcarreña”.

 

Gentilicio “guadalajareño” y “guadalajareña”

Llegamos ya al final de los gentilicios de los de Guadalajara y alrederores. Si. También se trata de un nombre cuyas raíces hay que buscarlas en lo árabe. El culpable del nombre de la ciudad de guadalajara y también del gentilicio “guadalajareño” es el río Henares, que pasa por el lugar. Era llamado por los árabes como “Wād al-ḥaŷara” que podría significar “río de piedras”, ya que el Henares no es muy pródigo en aguas, que digamos. Pero también hay otras versiones. Así, Mahmud Ali Makki, un miembro de la Academia de la Lengua Árabe del S. XX, afirmaba que «wād al-ḥaŷara» podía entenderse también como “valle de los castillos”. 

En un caso como en otro, de “guad al ayara” se pasó al topónimo “Guadalajara” y de este a nuestro gentilicio más usado tal vez: “guadalajareño/a”.